The rule of thumb…

Hace algunas semanas cuando empecé este espacio leí que había aproximadamente 200 millones de blogs en el mundo. En el 2005, se estimaba que había alrededor de 30 millones de blogs en EEUU, con las tasas de crecimiento que este sector del Internet ha tenido en tres años (más del 100%) podría apostar que hay más de 50 millones de blogs en este país. Dada esta cifra, la efervescencia electoral, y mi deseo por mantenerme apolítico en el sentido práctico de la palabra, mi regla personal es no escribir sobre las elecciones de EEUU cuando existe un gran foro activamente involucrado que potencialmente lo hará o está haciendo.

Hoy voy a romper esa regla sólo por el gusto de decir que yo no vi ganar a Obama en el debate y no ser republicano (ni demócrata).

Creo que el rumbo de las elecciones en Estados Unidos está tomando esa inercia que sólo algunos procesos electorales en el mundo han evidenciado cuando la idiosincrasia de uno de los candidatos es radicalmente diferente al resto y las circunstancias políticas, sociales y económicas influyen para que esas diferencias sean consideradas como la posibilidad de un cambio para bien. En EEUU hay muchas cuentas pendientes, el tema Irak, los inmigrantes, la crisis económica, Obama ha hecho uso de esos temas para ponerse en una ventaja que muchos consideran irreversible. Mi teoría es que el proceso está ya muy lejos de ser analítico de las propuestas y más bien está en el punto de se ve bien, todo está bien, para el caso de Obama. Esto es más dramático en lugares mayoritariamente demócratas, como Boston, donde con más de 50 universidades en la zona es difícil encontrarse con un republicano hoy en día. Para mí, el debate es un claro ejemplo de dicho fenómeno, especialmente cuando uno lo comenta con alguien que lo vio en grupo –la influencia de la primera voz es definitiva para crear juicios, aunque uno no esté de acuerdo es difícil ir en contra de la mayoría.

Yo, por el contrario, oigo el discurso de Obama lleno de lugares comunes y con poco fundamento. Particularmente con referencia al tema del aseguramiento social, la propuesta de McCain me parece más sensata que la intervención del gobierno como lo propone Obama, especialmente en un entorno de restricciones al gasto público que le espera al siguiente presidente. Por otro lado, a los millones de inmigrantes que engrosan las filas demócratas cada día se les ha olvidado que McCain tiene una larga historia de apoyar a los inmigrantes, particularmente latinoamericanos, lo cual se evidencia con la propuesta de reforma inmigratoria McCain-Kennedy. Por último, la postura demócrata sobre la injerencia militar estadounidense en el medio oriente fue aplaudida por una sociedad que ya no compra ningún argumento para mandar y mantener tropas en Irak y una audiencia internacional que está harta del autogestionado papel de policía mundial que EEUU ostenta. Sin embargo, pocos dijeron algo cuando Obama afirmó en el último debate que en realidad lo que pretende es mover las fichas hacia Afganistán.

Hoy Obama es un súper héroe que suena bien, todo hace bien. Pero la realidad es que sus triunfos se han construido con base en tres aspectos: 1) su carisma y características demográficas, 2) errores en la estrategia McCain (el más dramático: Palin) y 3) el gobierno de Bush. No veo aún la metodología en términos de políticas públicas que sustente sus propuestas y, más aún, no encuentro sus propuestas como la piedra angular de la evolución del yes, we can al yes we did it.

About these ads

One thought on “The rule of thumb…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s